Un puñado de países vetan un acuerdo internacional destinado a proteger la salud humana y el medio ambiente

Colectivos de victimas del amianto de todo el mundo, entre ellos FEDAVICA (Federación de Asociaciones de Victimas y Colectivos del Aminato de España) pedían la inclusión del aminato crisotilo dentro del listado de sustancias peligrosas. 

Grupos de la sociedad civil que asistieron a la conferencia sobre la Convención de Rotterdam en Ginebra el pasado 10 de mayo están expresando profunda alarma de que la Convención ha sido secuestrada por la industria del amianto, y que está a decidida a evitar que la propuesta en caminada a la protección del medio ambiente y la salud no se implemente.

Por cuarta vez, un puñado de países aliados de la industria del amianto se han negado a permitir que el amianto crisotilo, que se añade a la lista de sustancias peligrosas de la Convención, a pesar de que el comité científico de expertos de la Convención ha recomendado en varias ocasiones que así sea y que se ha reconocido que la inclusión del amianto crisotilo cumple con todos los criterios de la Convención. Las conclusiones del comité están avalados por todas las organizaciones médicas líderes y por la Organización Mundial de la Salud.

"Es indignante que siete países - Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Ucrania, Zimbabwe, India y Vietnam - están recurriendo al Convenio de Rotterdam en una Convención que protege los beneficios de la industria del amianto, en lugar de proteger la salud humana y el medio ambiente", dijo Kathleen Ruff, co-coordinador de la Alianza para el Convenio de Rotterdam.

"El Convenio exige que los países en práctica el comercio responsable de obtener el consentimiento fundamentado previo antes de exportar sustancias peligrosas a otro país", dijo Laurie Kazan-Allen, coordinador del IBAS, Reino Unido. "Sin embargo, estos siete países están decididos a ejercer el comercio irresponsable y para ocultar los peligros del amianto crisotilo."

Fernanda Giannasi, inspectora de trabajo en Brasil, informa que, en su trabajo, ve todos los días productos que contienen amianto crisotilo entran en su país sin etiquetas, y habla de la gran cantidad de víctimas que desarrollan cáncer por la exposición al amianto en su país. "Debido a que estos países se niegan a seguir las prácticas de información de comercio responsable, se obligará a otros países a recurrir a otras medidas, como la prohibición total del amianto", dijo Giannasi.

"Rusia y Zimbabwe ratificaron recientemente la Convención y asistieron a la conferencia de la Convención de Rotterdam de los paises miembros por primera vez," dijo Sugio Furuya del Ban Asbestos Network Asia. "Parece que han ratificado la Convención, con el único propósito de dinamitarla desde dentro con el fin de proteger los beneficios de la industria nacional de asbesto. Esta es, una conducta cínica vergonzosa por su parte. Están destruyendo sin piedad la Convención para lograr su objetivo ".

"Si la Convención no se va a aplicar y van a ser palabras vacías sobre el papel, entonces ¿que senrido tiene la Convención", preguntó Emmanuel Odjam-Akumatey de Ecological Restorations, Ghana. "La credibilidad de la Convención, y los 152 países que han ratificado la Convención está en juego."

"Estos siete países, aliados de la industria del amianto, están demostrando desprecio por el derecho de los países un consenso informado previamente, que es todo el propósito de la Convención", dijo Alessandro Pugno de la Asociación de Víctimas del Amianto Familias, Casale, Italia. "Es por eso que tenemos una vez más a un centenar de personas protestando, en representación de las organizaciones de víctimas del amianto, en frente de la sede de la ONU en Ginebra y presentado al presidente de la conferencia de una carta, pidiendo que el amianto crisotilo sea incluido."

"Así como la sociedad civil, la gran mayoría de las partes en el Convenio de Rotterdam están consternados y apoyan la declaración de Australia de ayer, que indica que el costo de la inacción será enorme", dijo Elina Doszhanova de Social-Eco Fund NGO de Kazajstán. "Aunque somos un país exportador importante de amianto crisotilo, no hay ninguna investigación en profundidad para conocer los costes actuales y futuros de la inacción  en la salud y del medio ambiente."

"El amianto crisotilo se utiliza ampliamente en Kirguistán, pero nuestros ciudadanos no están informados, hacemos un llamamiento a nuestros gobiernos a aplicar el principio de precaución, para proteger la salud pública", dice el Dr. Vladimir Korotenko, BIOM Kirguistán.

"Este pequeño grupo de países que intenta utilizar como excusa, que la inclusión supondría costes adicionales. Se les ha dicho repetidas veces que esto no es un criterio de la Convención. Por otra parte, este argumento no tiene sentido y omite los enormes costess económicos causados por el amianto crisotilo, que ya está en los cientos de miles de millones de dólares. Mientras que la industria se lleva los beneficios, los costes se ponen sobre los hombros de los contribuyentes públicos. El Banco Mundial reconoció este hecho y por lo tanto, recomienda en contra del uso del amianto crisotilo ", dijo Alexandra Caterbow, experto en química senior WECF Internacional.

El año pasado, un tribunal italiano condenó a dos ejecutivos de amianto a 16 años de cárcel por la supresión criminal de la información sobre los peligros del amianto, dando como resultado más de 3.000 muertos, entre ello los ciudadanos que viven cerca de sus fábricas de fibrocemento.

"Al no incluir el amianto crisotilo, la Convención está permitiendo a la industria llevar a cabo el mismo encubrimiento criminal de los peligros del amianto crisotilo, que se traducirá en cientos de miles más de muertes trágicas, que podrían y deberían evitarse", dijo el Dr. . Barry Castleman, ex consultor del amianto en el Banco Mundial. "Este es un crimen contra la humanidad y todo el mundo debería estar escandalizado".

Fernanda Giannasi, dijo "que el pequeño grupo de países de asbesto han logrado un pequeño retraso, pero, al hacerlo, se aislan aún más de la comunidad mundial y indignan a la mayoría de las partes en la Convención que insisten en obtener su derecho a reconocerlo tan pronto como sea posible. La sociedad civil y las organizaciones de víctimas están decididos a continuar su lucha para proteger a todas las personas de los peligros mortales del amianto crisotilo."

Información adicional